domingo, 14 de septiembre de 2014

LOS BALCONES DE AREQUIPA Y LA CALLE SAN FRNACISCO

LOS BALCONES







http://arquitecperu.blogspot.com/2012/07/una-mirada-los-balcones-de-arequipa.html

EL NEOCLASICO DE LA PRIMERA GENERACIÓN EN LA CALLE SAN FRANCISCO

Las tres cuadra de la C/. San Francisco contituyen un documento abierto al primer neoclásico en la ciudad de Arequipa de gran valor arquitectónico como testimonio del buen quehacer al despertar al decimonono.
Podemos apreciar la arquitectura de transición del barroco al neoclásico como la casa 227 o el inicio del neoclásico de la primera generación en la casa 319.
227
1783-1809

319
1809- 1930


viernes, 12 de septiembre de 2014

CIED

FACEBOOK DE TALLER DE RESTAURACIÓN
https://www.facebook.com/pages/Arkifau/332319426925314?ref=hl


LAS 17 CANTERAS DE SILLAR EN AREQUIPA:
1.        Asociación La Paccha: Este sector pertenece a uno de los ramales de la Quebrada de Añashuayco y se ha visto afectado por el avance de las invasiones de vivienda ya que se ubica dentro la Urbanización PERUARBO. Existen alrededor de 30 talleres de extracción.
2.        Asociación de Cortadores de Sillar Arequipa: Este sector es conocido como el inicio de la cantera “La Grande”. Existen  alrededor de 30 talleres de extracción  de sillar.
3.        Sector Cantarillas: Esta cantera se ubica en un ramal de la Quebrada de Añashuayco. En este sector trabajan alrededor de 25 cortadores de sillar quienes han visto afectada su labor por las invasiones de asentamientos humanos que han ocasionado, en muchos casos, la desaparición de tramos de cantera. La cantera ha sido enterrada con el tiempo y se está convirtiendo en parte de una asociación de vivienda.
4.        Asociación Chavelita:Este sector es el que continúa de la denominada cantera “La Grande” en la Quebrada de Añashuayco. Trabajan alrededor de 30 talleres de extracción conformados por  jóvenes, adultos y ancianos. Como asociación están organizados y cuentan con una concesión minera.
5.        Sociedad Comercial Chachani: Este sector es la única Empresa Comercial que trabaja en las canteras de sillar. Su formación es resultado de las experiencias de anteriores dirigentes de las canteras. Actualmente cuenta con una junta de socios y un gerente que también es cortador de sillar, que viene gestionando la Empresa para lograr acuerdos comerciales en beneficio de la misma. Asocia a 25 talleres de extracción.
6.        Asociación de cortadores de sillar La Estrella del Cural (La Estrella): El sector se ubica por debajo de la zona donde trabajan los cortadores de la Sociedad Comercial Chachani, en el ramal principal de la Quebrada de Añashuayco. Asocia un total de 25 talleres de extracción  de sillar  en su mayoría adultos y ancianos.
7.        Asociación de cortadores de sillar La Estrella del Cural (Manantial): Es el sector que continúa a la zona de la Estrella, en él trabajan alrededor de 25 talleres de extracción  de sillar. El sector de la cantera presenta piedras muy resquebrajadas por lo que se hace difícil su proceso de extracción. Este sector es el final del ramal principal de la Quebrada de Añashuayco, desembocando en el inicio del valle de Uchumayo.
8.        Asociación de cortadores de sillar La Estrella del Cural (Cruz de Mayo):En este sector, ubicado en uno de los ramales al final de la Quebrada de Añashuayco, predomina el sillar de tipo crema, aquel utilizado para las obras de restauración de los monumentos históricos. Los cortadores de sillar de la zona se han especializado en la extracción de este tipo de material y algunos proveen de este material para dichas obras de reconstrucción. Actualmente  existen en la zona  alrededor de 15 talleres de extracción.
9.        Asociación Señor De La Caña: Este sector se ubica en uno de los ramales de la Quebrada de Ciudad de Dios. Aquí trabajan coordinadamente cortadores de sillar cuyas edades oscilan entre los 30 y 60 años. Ellos, al igual que otros sectores, se ven afectados por el avance de las asociaciones de vivienda aledañas, las cuales han abarcado la denominada zona de amortiguamiento de las canteras. En el sector trabajan alrededor de 25 talleres de extracción  de sillar.
10.    Asociación COBARSI: Es uno de las canteras donde labora la mayor cantidad de cortadores. Se ubican al inicio de la Quebrada de Ciudad de Dios, cuenta con una concesión cuyo titular es un cortador de sillar del mismo sector. Es una cantera virgen que en muchos lugares muestra aún piedra por explotar. Trabajan alrededor de 40 talleres de extracción  de sillar.
11.    Asociación Canteros de HOREB: Este sector se ubica a la mitad de la Quebrada de Ciudad de Dios. Los cortadores de sillar de la zona son adultos. Tienen una concesión minera y en la zona trabajan 15 talleres de extracción.
12.    Sector Escalerillas: Este sector se ubica dos kilómetros hacia abajo de la Asociación HOREB, en la misma Quebrada de Ciudad de Dios. Los cortadores de sillar que trabajan en esta zona llegaron en búsqueda de mejores lugares para extraer sillar, encontrando un sector “virgen” donde laboran de manera coordinada y organizada. Actualmente existen  10 talleres de extracción  de sillar.
13.    Sector Las Torres: Los cortadores que trabajan en la zona son principalmente jóvenes entre los 22 y 30 años, quienes trabajan hacia ambos lados de la quebrada. Todos son vecinos del distrito de Uchumayo. La quebrada de Ciudad de Dios desemboca también en el valle de Uchumayo, y el sector de Las Torres es la más cercana a dicha desembocadura. En la zona trabajan 15 talleres de extracción de sillar.
14.    Sector Culebrillas: Sector ubicado en la Quebrada de Culebrillas, donde trabajan alrededor de 35 talleres de extracción. Es una cantera virgen, y en ella se pueden apreciar también los petroglifos de Culebrillas, una zona arqueológica.
15.    Sector El Misti: Este sector también se ubica en la quebrada de Culebrillas, un kilómetro por debajo de esta. En este sector existen alrededor de 20 talleres de extracción  de sillar.
16.    Asociación León del Sur: Este sector se ubica en el ramal de la quebrada de Culebrillas, y es considerada como una quebrada independiente denominada quebrada las Viudas, o de La Apacheta. Es una cantera virgen donde trabajan alrededor de 25 talleres de extracción de sillar, entre adultos y ancianos.

17.    Asociación Mollebaya Chico: Estos cortadores de sillar trabajan en una de las canteras más alejadas de la ciudad, donde no existe movilidad urbana, por lo que deben caminar hacia un paradero para poder movilizarse hacia la ciudad. Esta cantera no se ubica en una quebrada sino al margen de cerro de donde nace el valle de Uchumayo. Trabajan en el sector cerca de 15 talleres de extracción  de sillar.


domingo, 31 de agosto de 2014

CARTA DE ATENAS

CARTA DE ATENAS, 1931
Columna de mármol Carranque España 2007

1. La Conferencia, convencida de que la conservación del patrimonio artístico y
arqueológico de la humanidad, interesa a todos los Estados defensores de la civilización,
desea que los Estados se presten recíprocamente una colaboración cada vez más extensa
y concreta para favorecer la conservación de los monumentos artísticos e históricos:
considera altamente deseable que las instituciones y los grupos calificados, sin
menoscabo del derecho público internacional, puedan manifestar su interés para la
salvaguarda de las obras maestras en las cuales la civilización ha encontrado su más alta
expresión y que aparecen amenazadas: hace votos para que las solicitudes a este efecto
sean sometidas a la Comisión de la Cooperación Intelectual, después de encuestas
hechas por la Oficina Internacional de Museos y después de ser presentadas a la atención
de cada Estado. Corresponderá a la Comisión Internacional de la Cooperación Intelectual,
después de las solicitudes hechas por la Oficina Internacional de Museos y después de
haber obtenido de sus organismos locales la información pertinente. Dictaminar sobre la
oportunidad de las medidas a tomar y sobre los procedimientos a seguir en cualquier
caso particular.
2. La conferencia escuchó la exposición de los principios generales y de las teorías
concernientes a la protección de monumentos. Observa que, a pesar de la diversidad de
casos especiales en los que se pueden adoptar soluciones específicas, predomina en los
diferentes Estados presentados, la tendencia general a abandonar las restituciones
integrales y a evitar sus riesgos mediante la institución de obras de mantenimiento
regular y permanente, aptos para asegurar la conservación de los edificios.
En los casos en los que la restauración aparezca indispensable después de
degradaciones o destrucciones, recomienda respetar la obra histórica y artística del
pasado, sin menospreciar el estilo de ninguna época.
La Conferencia recomienda mantener, cuando sea posible, la ocupación de los
monumentos que les aseguren la continuidad vital, siempre y cuando el destino moderno
sea tal que respete el carácter histórico y artístico.
3. La Conferencia escuchó la exposición de las legislaciones promulgadas en cada país
con el fin de proteger a los monumentos de interés histórico, artístico o científico, y
aprobó unánimemente la tendencia general que consagra en esta materia un derecho de
la colectividad en contra del interés privado.
La Conferencia ha constatado que la diferencia entre estas legislaciones procede
de la dificultad de conciliar el derecho público con el derecho privado y, en consecuencia,
si bien aprueba la tendencia general, estima que estas legislaciones deben ser
apropiadas a las circunstancias locales y al estado de la opinión pública, para encontrar la
menor oposición posible y para tener en cuenta el sacrificio que los propietarios deben
hacer en el interés general.
La Conferencia desea que en cada Estado la autoridad pública sea investida del
poder para tomar medidas de conservación en casos de urgencia. Desea en fin, que la
Oficina Internacional de Museos Públicos ponga al día una lista comparativa de las
legislaciones vigentes en los diferentes Estados sobre este tema.
4. La Conferencia constata con satisfacción que los principios y las técnicas expuestas en
las diferentes comunicaciones se inspiran en una tendencia común, a saber: cuando se
trata de ruinas, se impone una escrupulosa labor de conservación y, cuando lascondiciones lo permitan, es recomendable volver a su puesto aquellos elementos
originales encontrados (anastylosis); y los materiales nuevos necesarios para este fin
deberán siempre ser reconocibles. En cambio, cuando la conservación de ruinas sacadas
a la luz en una excavación, fuese reconocida como imposible, será aconsejable, más bien
que destinarlas a la destrucción enterrarlas nuevamente, después, naturalmente de
haber hecho levantamientos precisos.
Es evidente que la técnica de excavación y de conservación de restos impone la
estrecha colaboración entre el arqueólogo y el arquitecto. En cuanto a los otros
monumentos, los expertos, reconociendo que cada caso se presenta con características
especiales, se han encontrado de acuerdo en aconsejar que antes de cualquier obra de
consolidación o de parcial restauración se haga una escrupulosa investigación acerca de
la enfermedad a la cual se va a poner remedio.
5. Los expertos escucharon varias comunicaciones relativas al empleo de materiales
modernos para la consolidación de los edificios antiguos, y han aprobado el empleo
juicioso de todos los recursos de la técnica moderna, muy especialmente del concreto
armado.
Expresan la opinión de que normalmente estos medios de refuerzo deben estar
disimulados para no alterar el aspecto y el carácter del edificio a restaurar; y
recomiendan el empleo de dichos medios, especialmente en los casos en que aquellos
permiten conservar los elementos “in situ”, evitando los riesgos de la destrucción y de la
reconstrucción.
La Conferencia constata que en las condiciones de la vida moderna los monumentos del
mundo entero se encuentran más amenazados por los agentes externos; si bien no
pueden formular reglas generales que se adapten a la complejidad de los distintos casos
recomienda:
1. La colaboración en cada país de los conservadores de monumentos y de los
arquitectos con los representantes de las ciencias físicas, químicas y naturales para
lograr resultados seguros de cada vez mayor aplicación.
2. La difusión por parte de la Oficina Internacional de Museos de estos resultados,
mediante noticias sobre los trabajos emprendidos en los varios países y mediante
publicaciones regulares.
La Conferencia considera, en referencia a la conservación de la escultura
monumental, que el traslado de esas obras fuera del contexto para el cual fueron creadas
debe considerarse, como principio, inoportuno. Recomienda, a modo de precaución, la
conservación de los modelos originales cuando todavía existen y la ejecución de copias
cuando estén faltando.
7. La Conferencia recomienda respetar, al construir edificios, el carácter y la fisonomía de
la ciudad, especialmente en la cercanía de monumentos antiguos, donde el ambiente
debe ser objeto de un cuidado especial. Igualmente se deben respetar algunas
perspectivas particularmente pintorescas. Objeto de estudio, pueden ser también las
plantas y las ornamentaciones vegetales adaptadas a ciertos monumentos o grupos de
monumentos para conservar el carácter antiguo.
La Conferencia recomienda sobre todo la supresión de todos los anuncios, de toda
superposición abusiva de postes e hilos telegráficos, de toda industria ruidosa e intrusa,
en la cercanía de los monumentos artísticos e históricos.
8. La Conferencia emite el voto:1. Que todos los Estados, o bien las instituciones creadas en ellos y reconocidas
como competentes para tal fin, publiquen un inventario de los monumentos
históricos nacionales, acompañado por fotografías y notas.
2. Que cada Estado cree un archivo donde se conserven los documentos relativos
a los propios monumentos.
3. Que la Oficina Internacional de Museos dedique en sus publicaciones algunos
artículos a los procedimientos y a los métodos de conservación de los
monumentos históricos.
4. Que la misma Oficina estudie la mejor difusión y el mejor uso de las
indicaciones de los datos arquitectónicos, históricos y técnicos así recabados.
9. Los miembros de la Conferencia, después de haber visitado en el curso de sus trabajos
y de las giras de estudio realizadas, algunas de sus principales excavaciones y algunos de
los monumentos antiguos de Grecia, rinden homenaje unánime al Gobierno griego, que
desde hace muchos años, además de asegurar por su parte la realización de trabajos
considerables, ha aceptado la colaboración de los arqueólogos y especialistas de todos
los países. En eso han visto, los miembros de la Conferencia, un ejemplo que no puede
más que contribuir a la realización de los fines de cooperación intelectual, de los cuales
ha aparecido tan viva la necesidad en el curso de los trabajos.
10. La Conferencia, profundamente convencida de que la mejor garantía de conservación
de los monumentos y de las obras de arte viene del afecto y del respeto del pueblo, y
considerando que este sentimiento puede ser favorecido con una acción apropiadas de
las instituciones públicas, emite el voto para que los educadores pongan empeño en
habituar a la infancia y a la juventud a abstenerse de cualquier acto que pueda
estropear los monumentos, y los induzcan al entendimiento del significado y, en general,
a interesarse en la protección de los testimonios de todas las civilizaciones.

martes, 19 de agosto de 2014

Declaración de patrimonio cultural de la Nación los saberes y técnicas de extracción y labrado de sillar en la ciudad de Arequipa

Sábado, 16 Agosto 2014
La resolución viceministerial coincide con el 474º aniversario de la Ciudad Blanca.
El Ministerio de Cultura, a través de una resolución firmada por el viceministro de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales, Luis Jaime Castillo Butters, ha declarado patrimonio cultural de la Nación los saberes y técnicas de extracción y labrado de sillar en la ciudad de Arequipa. Esta declaración coincide con la celebración del 474º aniversario de Arequipa, que es conocida como la Ciudad Blanca, por la importancia del uso de esta piedra volcánica en su arquitectura.
Esta declaración se produce a solicitud del Centro de Investigación y Desarrollo (CIED), que a través de su presidente, Alfonso Aire Untiveros, presentó un expediente técnico a la Dirección Desconcentrada de Cultura de Arequipa.
El sillar (ignimbrita blanca), piedra volcánica de origen volcánico, permeable, de textura porosa,  muy resistente al calor y la humedad. Se extrae de canteras ubicadas en quebradas naturales ubicadas en la provincia de Arequipa.
Desde tiempos ancestrales ha sido muy apreciada como material de construcción. Existen evidencias de su uso desde la época wari. En los tiempos de la colonia se empezó a utilizado bloques de sillar labrado en toda clase de edificaciones e infraestructuras, como templos, catedrales, viviendas, piletas, puentes y canales de regadío. Posteriormente al terremoto de 1784 cobra mayor importancia la capacitación de los artesanos y canteros especializados en trabajar el sillar, y con la llegada de la Independencia surjen nuevas propuestas arquitectónicas, siempre con la piedra volcánica blanca como elemento central, que le han otorgado a Arequipa un carácter singular y de especial belleza.
El Ministerio de Cultura considera que los conocimientos, saberes y prácticas relacionados a la extracción y el labrado de sillar constituyen una tradición con un importante valor histórico que ha aportado significativamente al rostro de la ciudad de Arequipa. Cabe recordar que el casco histórico de la ciudad fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000.
FUENTE: http://www.cultura.gob.pe/es/comunicacion/noticia/el-ministerio-de-cultura-declara-patrimonio-cultural-de-la-nacion-los-saberes-y

martes, 15 de julio de 2014

EXTRACTO DEL LIBRO BLANCO DE RESTAURACIÓN Arquitecto William Palomino

Para ver la presentación ir a la página:
PATRIMONIO Y CULTURA
http://williampatrimonio.blogspot.com/


Para hacer una descripción más o menos acertada de la labor del gestor del patrimonio cultural, comenzaré por definir la gestión del patrimonio, en su sentido más amplio y diremos que es la programación detallada y exhaustiva de todas las acciones necesarias para restaurar y rehabilitar los elementos deteriorados, tanto por el paso del tiempo como por la acción de los elementos, naturales y accidentales, que han llegado a privarnos de contemplar su belleza original, es decir, se trata de elaborar un protocolo de actuación adecuado al trabajo que se va a realizar. Por lo tanto la gestión, principalmente consiste en una adecuada administración de los recursos disponibles, patrimoniales, humanos, económicos e investigación científica rigurosa, además de proporcionar el soporte necesario en cuanto a información y difusión.

La gestión es el núcleo de todos los elementos complementarios para alcanzar el resultado que se proyecta y lograr los objetivos deseados. De esta manera se convierte en una disciplina cuya base será la de responsabilizar a los profesionales en mejorar los sistemas de gestión, razón por la que se convertirá en una útil herramienta para la restauración y rehabilitación, en la que encontrará facilitado el camino para su labor restauradora.

No debemos olvidar que el patrimonio cultural es reclamado por los ciudadanos para disfrutar de su arte, su historia y lo que ha significado para sus antepasados. Lo considera una herencia de incalculable valor y exige el máximo rendimiento para que los elementos culturales sigan aportando a la sociedad un gran beneficio artístico y tradicional.

Es por ello, que el empeño que se ha puesto para conseguir un perfeccionamiento en los métodos y la concienciación de lo que supone mantener el legado, lleven a la conclusión de que es necesario poner en marcha sistemas que conduzcan a una superior comisión, que será, en definitiva una mejora en la capacidad de quienes dedican su haber profesional a la salvaguarda y puesta en valor del patrimonio cultural, patrimonio que a lo largo de la historia del mundo, se ha visto seriamente afectado.

La historia está llena de grandes guerras, destrucciones masivas, invasiones incontroladas, cambios de culturas en los pueblos, que han destruido la mayoría de las grandes obras y vestigios culturales que embellecieron las principales ciudades del mundo. Pero no solamente no se han preocupado de su recuperación sino que en la mayoría de los casos, ni tan siquiera han sido capaces de crear una norma que, al menos, facilitara el conocimiento de sistemas para su conservación a las generaciones sucesivas, colaborando de este modo a su protección.

Las primeras normas protectoras del patrimonio cultural aparecen en el Renacimiento, aunque no se trata de una regulación de carácter general, pero al menos trata de proteger el patrimonio histórico artístico o las creaciones culturales. Más tarde, con el crecimiento socio-económico de la burguesía, que es socialmente el punto de partida de una serie continuada de cambios, aparece el periodo de La Ilustración, llamado el periodo o Siglo de las luces, que se extiende e influye en todos los órdenes de la vida y donde aparecen una serie de iniciativas dirigidas en gran medida a la protección de las obras de arte.

En España, por ejemplo, el Rey Fernando VI crea la Academia de Nobles Artes, que en 1773 se convertiría en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, a la que se le encarga, aparte de otros menesteres…“el examen y aprobación o enmienda de los diseños de obras de pintura, escultura y arquitectura que se construyan en los pueblos y por los particulares, si han de estar en capillas o parajes públicos”.

A partir de este momento, ya en el siglo XIX, en Europa se produce una verdadera revolución en el campo del arte y de los objetos artísticos, estableciéndose una vigilancia de los bienes inmuebles con valor histórico y monumental, al observar que se habían producido abusos desmesurados por los Concejos, necesitados de recursos para su financiación, despojando a los monasterios,  iglesias y edificios, con valor artístico reconocido, de toda clase de objetos y bienes muebles, para ser utilizados con fines de adorno y ornamentación de lugares públicos. Este movimiento condujo a un tráfico incontrolado de bienes culturales, en su mayoría de origen histórico.

En las últimas décadas del siglo XIX, el publicista francés Gustavo Larroumet publica una obra titulada “L´art et l´etat en France”,  tras su experiencia como Jefe de Gabinete del Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes, siendo este libro un magnifico informe de la acción del Estado en el campo del arte, además de dedicar un capítulo a la organización administrativa de las bellas artes.

Al estado francés lo define Larroumet como el gran impulsor de la protección del patrimonio cultural, acrecentando el patrimonio estatal mediante la compra de obras de arte y el control administrativo de los valores arquitectónicos, aportando un inestimable apoyo a la ampliación de las enseñanzas artísticas para formar profesionalmente a los encargados de gestionar el desarrollo de las tareas de restauración y rehabilitación.

De esta forma se comienza a impulsar y fomentar un movimiento proteccionista del patrimonio cultural, auspiciando por los Estados la implantación de un sistema normativo que regule su gestión tanto administrativa como técnica.

Más tarde, en 1934 en el estado de Méjico, se dicta la Ley de Protección y Conservación de Monumentos Arqueológicos e Históricos, Poblaciones Típicas y Lugares de Belleza Natural, que estuvo vigente hasta 1968. Es importante destacar el artículo 4º, donde se declara rotundamente que: “Son del dominio público de la Nación, todos los monumentos arqueológicos inmuebles y por consiguiente, pertenecen a la Nación los objetos que se encuentren en monumentos inmuebles arqueológicos”.

No cabe la menor duda que ratifica el intervencionismo estatal en la totalidad del patrimonio histórico y cultural. La Ley mejicana viene a formar parte del gran bloque de leyes que se dictan en la década de los años treinta en Europa, entre otras han destacado por su contenido las normas de:
ü  Francia e Irlanda en 1930
ü  Luxemburgo, 1927 y 1937
ü  Grecia, 1932
ü  España, 1933
ü  Italia, 1939

Las que han sido renovadas continuamente, aún a pesar de que, probablemente, la protección jurídica del patrimonio histórico y cultural sea todavía insuficiente.

En España, por ejemplo, desde la Ley de 1933, que fue ejemplar, según afirman especialistas de varios países europeos, no ha habido otro proyecto legislativo hasta la nueva Ley del Patrimonio Histórico Español de 1985, complementada con las correspondientes dictadas por las diecisiete cámaras legislativas de las Comunidades Autónomas.

Y quiero destacar una observación muy especial y me permito hacer un inciso, sobre una  actividad llevada a cabo en Francia por el Profesor de Ciencias Económicas de la Sorbona, Xavier Greffe, quien publicó en 1990 “La valeur économique du patrimoine”, donde señalaba como ejemplo la ciudad portuguesa de Guimaraes que se estaba convirtiendo en un importante centro patrimonial que movilizó numerosas actividades económicas derivadas de su patrimonio histórico.

La obra de Greffe estudia los elementos de lo que el denomina la economía del patrimonio y como cualquier obra de economía analiza la oferta y la demanda, así como una política de inversiones para buscar rentabilidad, analizando costes y beneficios. Aunque no se trata de una obra jurídica, si que tiene un contenido lo suficientemente interesante como para ver entre sus páginas la postura jurídica de los particulares, el uso público de los bienes privados incorporados al mercado y la acción administrativa del Estado.

Pues bien, creo interesante la referencia a estos textos normativos y de doctrina de diferentes épocas y culturas, para entender que la protección del patrimonio cultural ha evolucionado sensiblemente además de servir de base para entender los planes actuales de la protección jurídica.

La preocupación por una protección a nivel internacional del Patrimonio Histórico y Cultural se manifiesta de forma clara y contundente a partir de la segunda guerra mundial, a la vista del peligro de desaparición y deterioro que se produjo en el patrimonio histórico monumental. Ya en la I Guerra Mundial se había tomado conciencia de este problema por parte de la Organización de Cooperación Intelectual, dependiente de la Sociedad de Naciones, que auspició la Carta de Atenas de 1931. Posteriormente la ONU crea la UNESCO en 1945, quien despliega una gran labor muy efectiva, por cierto, con resultados altamente positivos en el campo de los Museos y la Arqueología, lo que dio lugar a que se aprobara en la Haya en 1954 un Convenio de Protección de Bienes Culturales en caso de conflicto armado, texto muy importante en tanto en cuanto desarrolla una técnica de prevención, llamada “Técnica de la Guerra”.

El convenio entra en vigor en 1956 y especialmente fue aplicado en numerosas ocasiones con motivo del Conflicto de Oriente Medio en 1967 y posteriormente, en los últimos años, en la guerra de Yugoslavia y en la reciente conflagración en Irak. Lo relevante de este documento es la aplicación, por primera vez, del concepto de Bienes Culturales en un documento jurídico, expresión que posteriormente se aplicará a todas las legislaciones nacionales.

En 1972, la UNESCO constituye un Documento en la Convención sobre el Patrimonio Mundial, Cultural y Natural, celebrada en París el 17 de octubre al 21 de noviembre. La finalidad de esta Convención fue principalmente, destacar la insuficiencia de las acciones llevadas a cabo a nivel nacional o estatal para afrontar la protección de ciertos bienes del patrimonio cultural, cuyo interés exige un grado de protección y conservación además de un apoyo a nivel internacional por su carácter de “elementos del patrimonio mundial, de la humanidad entera”.

En este orden de cosas, cabe destacar, también, en el plano legislativo protector del patrimonio histórico, la actuación del Consejo de Europa, cuya fundación tuvo lugar en Londres, el 5 de mayo de 1949. El Consejo de Europa, ha sido sensible a esta problemática desde un principio,  motivado como consecuencia de los desastres de la guerra del 39 al 45, aunque sus trabajos realizados en materia de Patrimonio Cultural nunca han sido lo suficientemente reconocidos por razones completamente incomprensibles, si que han sido de una gran efectividad. Y no han sido suficientemente conocidos por la gran dificultad para acceder a ellos.

Se han elaborado a lo largo de cincuenta años y esa dificultad a la que aludía se fija en los siguientes términos:
1.      El Consejo de Europa es una institución que ha tenido un papel muy importante en la idea de Europa, pero muy lejos del poder ejecutivo.
2.      El Consejo de Europa siempre ha tratado de introducir conceptos y conductas por la vía de la convicción y de la reflexión, pero nunca por imposición.
3.      La abundancia de documentos no ha facilitado su puesta en práctica debido a que sus instrumentos jurídicos son muy diversos pues se han elaborado en forma de Convenios y  Tratados.
4.      Sus Recomendaciones son actos que se dirigen a los Estados miembros sin carácter obligatorio y las Resoluciones de los Ministros especializados no dejan de ser el resultado de conferencias, que no tienen efectos jurídicos inmediatos.
5.      El difícil acceso y toma de contacto con esta Institución.
6.      Y, por último, estos textos tan solo han sido redactados en francés e inglés, idiomas usuales del Consejo de Europa y en nuestro país no se han traducido hasta hace unos diez años.

En definitiva es de comprender que el Consejo de Europa lejos de ser un órgano con poder decisorio haya sido una Institución de reflexión, asesoramiento y estudio, sin apenas poder político y este es el principal motivo de que su labor se haya diluido a veces y en otras ocasiones no se la haya valorado en su justa medida, aún habiendo desempeñado un importante papel en la unión de Europa y más allá de los límites de la Comunidad Europea.

Pero sin embargo, su actuación ha sido ejemplar y decisiva. En 1954 se firma el Convenio Cultural Europeo justo cuando Europa está saliendo todavía de las cenizas en que quedó sumida tras la segunda guerra mundial, cuando sus problemas eran innumerables, cuando estaba empobrecida hasta límites insospechados y la riqueza era muy escasa, en tanto que su economía era notablemente modesta. Es por ello que adquiere una clara conciencia y necesidad de levantarse y ponerse a trabajar para recuperar y salvaguardar ese patrimonio cultural común que tanto se vio afectado.
           
Sus textos contienen una doctrina para aplicarla al mundo entero y de ella hemos ido tirando todos los que en cualquier parte del mundo hemos trabajado para que se reconozca el valor del Patrimonio Histórico y Cultural, para que se tomen las medidas necesarias para conservarlo, divulgarlo y conseguir que genere riqueza y consiguientemente los ingresos necesarios para su rehabilitación, restauración y mantenimiento.

No ha habido en el mundo una organización que haya conseguido fabricar una herramienta tan eficaz para la puesta en marcha de un trabajo tan constructivo, a la vez, como lo son las Resoluciones y Recomendaciones  del Consejo de Europa y esta es, además, la pauta que va a seguir el gestor del patrimonio cultural, en todas sus vertientes, tanto para el patrimonio arquitectónico, como el patrimonio mueble, el documental y archivístico y, por último, a partir de la Convención de Florencia en octubre del año 2000, el patrimonio natural o del paisaje urbano.

Sin embargo, como decía anteriormente, en referencia a la labor del Profesor Greffe, tratando el valor económico de la puesta en valor del patrimonio histórico, no cabe la menor duda de que una gestión llevada a cabo con eficacia y rigor multiplica en gran medida los beneficios y no nos olvidemos que estos beneficios son necesarios para el sostenimiento de nuestros bienes culturales. Este hecho ha quedado perfectamente demostrado y les puedo asegurar que de esta forma se han resuelto múltiples problemas que han surgido en el campo de la gestión y conservación de nuestro Patrimonio Cultural, problemas resueltos en los países más desarrollados de Europa y cuyos testimonios y experiencias nos han sido transmitidos y que ahora, además, se están trasmitiendo a los países de Ibero América poseedores de un rico Patrimonio Histórico Colonial y Arqueológico.    

Hay tres documentos de gran trascendencia que por su significación y  contenido específico, deben ser mencionados:
  1. PRIMERO.- Convenio Cultural Europeo  de 19 de Diciembre de 1954
  2. SEGUNDO.- La Carta Europea del Patrimonio Arquitectónico de 26 de septiembre de 1975 y su consecuencia, que es la declaración de Ámsterdam del mismo año 1975
  3. TERCERO.- El Convenio para la salvaguarda del Patrimonio Arquitectónico de Europa, firmado en Granada 3 de octubre de 1985.

En estos documentos se hacen afirmaciones decisivas, no solo para el patrimonio de Europa sino para el Patrimonio mundial destacando entre otras las que, en mi opinión, son de notable trascendencia:
  1. Este patrimonio debe trasmitirse a las generaciones futuras en su estado auténtico y en toda su variedad, como parte esencial de la memoria de la humanidad, de lo contrario, parte de la conciencia del hombre sobre su propia continuidad será destruida.
  2. El Patrimonio Arquitectónico es un capital de valor espiritual, cultural, social y económico insustituible.
  3. Por otra parte, se impone en nuestra sociedad la necesidad de ahorrar recursos. Lejos de ser un lujo, tenemos que reconocer que este patrimonio es un bien económico que puede ser utilizado como generación de riqueza y como fuente de ahorro para la comunidad.
  4. Este Patrimonio está en peligro
  5. La participación de todos es indispensable para el éxito de la conservación integrada.
  6. La conservación integrada implica la responsabilidad de los poderes locales y apela a la participación de los ciudadanos.

Pues bien, en 1999 y 2000 se ha llevado a cabo una campaña en Europa, con el lema de  “EUROPA, UN PATRIMONIO COMÚN”, con motivo de la celebración del 50 aniversario de la fundación del Consejo de Europa. En esta campaña se ha tratado de sensibilizar a los países y a quienes trabajan en la gestión, reconstrucción y conservación del Patrimonio Histórico y Cultural, para concienciarlos sobre la necesidad urgente de poner en marcha cuantos mecanismos sean necesarios para la consecución de estos fines.

 

 

2:40     LA GESTION DEL PATRIMONIO

Dra. María Bernal

Una de las definiciones del patrimonio cultural que describe de una mejor manera la gestión es la dictada en México en 1982, donde nos dice que “el patrimonio cultural y sus valores expresan la creatividad de un pueblo”.

Un ejemplo es la histórica ciudad de Alcalá de Henares de origen prerromana influenciada por el pueblo ibero se traslado a Madrid para luego retornar más tarde por sus condiciones geográficos. Este transito no solo dejo el espacio sino que ha hecho del patrimonio local una rica herencia que debe de conservar su autenticidad a través del paso del tiempo.

La gestión es el núcleo de los elementos complementarios para las generaciones futuras ejemplo como los palacios austro húngaros que se anexa a lugares de  eventos conservando su idoneidad y recreando una serie  de elementos otro ejemplo  las porciones que ha conservado elementos auténticos, es Loira. La principal labor del gestor es el cuidado de su principal uso, la rigurosidad científica y la elaboración de proyectos de restauración, constituirse en el centro de los actores complementarios y supervisar a los profesionales. El empeño del perfeccionamiento de los métodos deviene en una mejora de la gestión  que es la salvaguarda del patrimonio cultural ante amenazas constantes, que tienen una dinámica que es fruto de la evolución de las sociedades.

2:41     EL “GATO AL AGUA”


En 1990 el valor económico del patrimonio toma un dimensión significativa, ejemplo de ello es la ciudad de Aimaraes que comenzó a surgir a partir del estudio de los costos y beneficios y revisar la postura jurídica de la ciudad frente al uso particular de los monumentos y la participación del estado. Pues sin protección política no existe nada, como por ejemplo Dresdem donde apesar de las normas las politicas del gobierno local son opuestas al valor del patrimonio.

En 1972 la definición de la legislación sobre la protección y conservación se basa en la formula de la cooperación internacional, como en la guerra de Yugoslavia donde se aplico el concepto de bienes culturales en conflictos armados como documento jurídico base que tiene como fin la salvaguarda del patrimonio cultural mediante la asistencia internacional. Aquí cabe destacar la importancia del Concejo Europeo  (Londres 1949) sensible a la problemática de los desastres de la Guerra. Estas recomendaciones elaboradas desde los años 50 por el Concejo de Europa.

Otro aspecto de relevancia es la formación y el sentido de la educación las que constituyen las bases de la sustentabilidad del patrimonio, más aún cuando el patrimonio tiene como investidura la identidad, las primeras experiencias en ese campo se han dado con el programa “Europa, un Patrimonio Común” del 2005.

LINK de interes
http://vimeo.com/69434785


viernes, 4 de julio de 2014

PRACTICA DE ADOBES

La experiencia de la tierra.
Ver las imágenes en la siguiente página
http://arq-invest.blogspot.com/2014/07/blog-post.html

INFORMES FINALES 
EN EXHIBICIÓN